HISTORIA

Piquete de la Atalaya.

Hace unos 2.200 años, existió donde hoy se encuentra Azuara, una ciudad celtíbera denominada “Beligiom”. De aquel momento, y a pesar del expolio a que se somete este enclave, nos quedan numerosos restos arqueológicos en el “Piquete de la Atalaya”.

El Imperio Romano, durante las guerras Sertorianas, acabó con la dominación íbera, instaurando una nueva cultura de la cual Azuara posee manifestaciones de gran interés, como la villa de “La Malena”.

Azuara no vuelve a aparecer en ningún documento hasta el año 992, cuando aparece como “Zoara”, posteriormente “Azwara” y por último “Azuara”; todos los nombres derivan de Al-Zuhayra (la bella), y son nombres de origen árabe. Los árabes dejan en Azuara el más importante legado, el nombre; además de esta época se conserva, aunque en mal estado, una muralla calicostrada que se utilizó en su momento como zona de ferias.

Las siguientes apariciones documentales son:

Reconquista de Azuara por los cristianos en 1118. Tras estos momentos Azuara se integra en la Comunidad de aldeas de Daroca, concretamente en la Sesma de Trassierra. En 1488 se integra en la Sobrecudilla de Daroca y posteriormente (1646) en la Vereda de Daroca.

Poco a poco va pasando por diversas divisiones administrativas, pero siempre manteniendo sus características de villa, aldea o lugar de realengo, sin pertenecer a señores u órdenes militares.

La población de Azuara creció hasta alcanzar un máximo de 2863 habitantes en el año 1930, a partir de la guerra civil la población no sólo dejó de crecer si no que disminuyó considerablemente, especialmente en las décadas de los 60 y 70, en la última década la población empadronada en el municipio ronda los 700 habitantes.

No se admiten más comentarios