Piquete de la Atalaya

Origen de Piquete de la Atalaya

El yacimiento del Piquete de la Atalaya de Azuara, ubicado junto al río Cámaras, en dos enormes montículos con fuertes acantilados hacia el río y separados por un barranco por donde discurre la carretera de Azuara a Moyuela, partiendo ésta el yacimiento en dos. Los restos aparecidos en área, además de los pocos vestigios de construcciones urbanas, indican la existencia de un sector arqueológica de enorme extensión, identificada como la localidad celtibérica de Beligiom.

Ciudad de azuara

Aunque no conocemos los orígenes exactos de la región, probablemente situados a objetivos del siglo III o comienzos del II antes de Cristo, el más alto esplendor de la misma debió producirse entre los siglos II-I antes de Cristo, instante de su máxima propagación político-económica y urbana.

En este sentido hay que poner énfasis la aparición de todo un vecindario bajo, ubicado al pie de los cerros y extendiéndose hasta el río. Las catas arqueológicas llevadas a cabo han aportado, no sólo esta propagación urbanística hacia el llano, sino además parte del urbanismo y mo domésticos de nuestra localidad de Beligiom.

Los sectores excavados permitieron estudiar una parte de este vecindario bajo, sepultado bajo una cubierta de dos a 4 metros de gravas, producto de un desarrollo geomorfológico de arrastre y erosión-acumulación de laderas, producido con posterioridad a la devastación violenta de la región y que permitió la conservación de los restos muebles e inmuebles en unas condiciones privilegiadas. En dicho corte se apreciaban diferentes restos constructivos, como balsetas, almacenes, vasares, silos y muros que corresponden a un sector industrial y doméstica.

¿Cómo son las viviendas encontradas?

En esta región se han documentado numerosas viviendas adosadas por sus muros medianiles con una altura conservada de bastante más de dos metros. Estas viviendas tienen una planta con inclinación cuadrado alargada, con anchuras que van entre los tres y 4 metros, muros con basamentos de tres o 4 hiladas de piedra y el resto en adobe o tapial. Una de estas viviendas está realmente bien conservada, con un nivel de devastación por incendio de enorme capacidad (2 m.), suelo de tierra apisonada y banco corrido, con vasar cerámico en el que se recuperó parte de un atrayente ajuar doméstico, conformado por una sucesión de piezas cerámicas objeto del trabajo de restauración que en este momento se muestra. Entre las piezas recuperadas hay que poner énfasis un kalathos con decoración geométrica, vegetal y zoomorfa donde se muestran ciervos, lobos, buitres, palomas y una liebre que sigue mo presentes en la localidad de Azaila.  Además de éste, nació otro kalathos considerables con bandas horizontales pintadas, una enorme pátera de Campaniense B forma Lamboglia 7 con decoración de ruedecilla en el fondo, grapas de plomo y grafito ceItibérico con el vocablo T A, un plato en pasta indígena imitando la forma Lamboglia 5, una dolia de mediano tamaño y decoración pintada de bandas horizontales, además de una jarra de tipología romana en cerámica habitual, restos de otra dolia considerables y de distintos ejemplares cerámicos.

Azuara

Devastaciones y materiales encontrados 

Este nivel de devastación, de esta forma como los materiales recuperados, tienen la posibilidad de fecharse en el primer tercio del siglo I antes de Cristo, coincidiendo el desenlace de esta localidad con las guerras sertorianas, instante en que otras localidades además fueron demolidas. La fecha precisa de la devastación debe situarse entre los años 85-77 a.c., coincidiendo con las modificaciones documentadas en todo el valle medio del Ebro .Una de las piezas más destacables aparecidas en este yacimiento es el casco de bronce del s.I a.c. correspondiente a la civilización romana, hablamos de una parte en muy buen estado de conservación.  Muestra la forma de un casquete hemisférico, con una visera posterior con apariencia de media luna, que trabaja de guardanucas. La aparición de esta casco, clasificado como tipo Montefortino C, revela de nuevo la relación de esta parte en el desenlace violento de la región de Beligiom, a lo largo de las Guerras Sertorianas, de la misma manera que la abundancia de proyectiles de honda confeccionados en plomo, influye en estos hechos que pusieron el desenlace de esta localidad celtibérica.